Terapia canina contra el Alzheimer

Como cada 21 de septiembre, se acaba de celebrar el Día Mundial del Alzheimer, una enfermedad neurodegenerativa contra la que no existe cura y que sumerge, a quienes la padecen, en un pozo sin fondo, donde la memoria se desvanece. Se desvanece hasta tal punto, que la persona deja de recordar y de reconocer todo aquello que le rodea, todo aquello que construyó en su mente, una realidad que simplemente deja de existir.

Tras este preámbulo, cualquier lector podría pensar, ¿y qué tiene que ver el Alzheimer con los perros? Parece que estemos mezclando churras con meninas, dos conceptos que parecen carecer de sentido cuando van juntos en una misma proposición. Pero nada más lejos de la realidad, ya que los perros, los mejores amigos del hombre, pueden aportar beneficios a las personas que padecen esta terrible enfermedad.

De facto, estudios recientes han demostrado que los cánidos desempeñan una función terapéutica con personas aquejadas de distintas enfermedades, entre ellas el Alzheimer. Y en esto deberían estar pensando los miembros de la asociación AFA Marina Baixa de Benidorm cuando decidieron ampliar su plantilla con tres perros terapeutas. Se trata concretamente de Leo, Kali y Michica quienes colaboran junto a seis voluntarios humanos de la ONG en tratar de mejorar en lo que pueden la vida de las personas que padecen esta enfermedad.

 

perros y alzheimer

Los perros desempeñan una importante función terapéutica para ciertas enfermedades como el Alzheimer según han demostrado diversos estudios.

En concreto, la labor que desempeñan los canes para ayudar a los enfermos de Alzheimer es interactuar con ellos por medio de juegos, que por una parte captan la atención de estas personas, y por otra les ayuda a recordar elementos tan básicos como los colores, las letras o los números. Por otro lado, los miembros de la asociación afirman que los perros favorecen la expresión de las emociones, reafirman el sentimiento de utilidad y ayudan al enfermo a socializar y relajarse.

Las sesiones en las que participan nuestros tres protagonistas, Kali, Leo y Michica tienen una duración de una hora. Mientras uno de los tres juega con un grupo de pacientes, los otros dos salen a pasear con otros enfermos. De este modo, realizan actividades en las que desarrollan la psicomotricidad, como pueden ser lanzar pelotas para que el perro vaya a buscarlas, o reconocer letras y números que los canes les acercan, mediante el tacto y la vista.

Como ha quedado reflejado a lo largo de este artículo, los perros tienen muchísimas capacidades, y nos aportan tanto, que en ocasiones pueden, sino sanarnos, sí hacernos más llevaderas nuestras enfermedades o convalecencias. Y además lo hacen de una manera totalmente desinteresada, nos dan todo, sin esperar nada a cambio, aunque nunca está de más una buena recompensa.

 

personas mayores y perros

Los perros tienen la capacidad, sino de sanar, sí al menos de hacer más llevaderas las enfermedades y convalecencias.

Y esta labor tan bonita suele ser más reconocida por aquellas personas que han sufrido grandes pérdidas en la vida, o que por un motivo u otro les ha tocado, o les toca, pasar por duros trances. Es en estos casos donde el cariño y la fidelidad de un perro son tan importantes que, si no tienen la capacidad de sanar, sí al menos de hacer más llevadera la enfermedad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>